Demencia y Derecho

just click for source Los avances en la ciencia permiten hacer de forma cada vez más temprana el diagnóstico de demencia. Y en la actualidad podemos diagnosticar la enfermedad de Alzheimer en personas jóvenes, que se encuentran en la quinta o sexta década de sus vidas,  y que además tienen  un rol muy activo en la sociedad.

Muchas de éstas personas al momento del diagnóstico venían realizando actividades cotidianas como conducir vehículos, pagar impuestos, administrar su propia medicación y manejar sus finanzas entre otras cosas. El diagnóstico de demencia no significa necesariamente que el paciente no pueda seguir haciendo ninguna de éstas cosas. Lo importante es determinar si la persona está en condiciones de tomar dicha decisión, lo que se conoce como “capacidad mental”. Dicha capacidad es difícil de determinar y lamentablemente hay poco consenso sobre cómo  evaluarla en la práctica diaria http://schroederkennel.com/?map.

Van a ir surgiendo temas legales en el momento del diagnóstico y a medida que la demencia comienza a tener un impacto significativo en la vida de esa persona y su familia. Por ejemplo: una persona con Alzheimer ¿está en condiciones de modificar su testamento luego del diagnóstico de la enfermedad? Abogados y médicos deberán trabajar en conjunto para determinar con la mayor precisión posible qué cosas realmente el paciente con demencia no puede realizar y que aquella persona que las haga en su lugar, tome las decisiones velando por los intereses reales del paciente y no aprovechándose de su vulnerabilidad.