read article

INEDE – Líneas de trabajo

Neurología y Derecho

Cada vez más a nuestro alcance, están nuevas sofisticadas tecnologías en el área de las neurociencias como estudios de neuroimágenes funcionales y electroencefalograma entre otras. Todas ellas están transformando la forma en que entendemos la relación entre el cerebro y el comportamiento humano. Las mismas pueden ayudar a entender que una persona puede realizar una conducta automática mientras tiene una crisis epiléptica  o ayudar a definir si una persona está en estado vegetativo o en mínima conciencia source.

Psicología y Derecho

La Psicología, como la ciencia que estudia el comportamiento humano y el Derecho, como la disciplina que tiene como objetivo la regulación de la conducta individual y social, tienen una relación recíproca con horizontes compartidos. En líneas generales ambos campos hacen inferencias acerca de las variables que explican los motivos por los cuales las personas piensan, sienten y actúan como lo hacen. Son numerosos los temas en los que ambos campos disciplinares se entrecruzan, entre los que se destacan los siguientes: Conductas y estilos de personalidad asociados con la reincidencia delictiva, Resolución de conflictos, Responsabilidad, Fiabilidad del testimonio y conductas vinculadas con la  simulación, Procedimientos y prácticas de la policía article source.

Psiquiatría y Derecho

Desde siempre la psiquiatría ha sido uno de los capítulos de la medicina que más se han acercado al derecho. Frecuentemente la conducta criminal ha generado la necesidad de determinar el estado psíquico previo del criminal y su víctimas. Las neurociencias han modificado el trabajo clínico psiquiátrico en forma sustantiva, desde que tenemos la posibilidad de comenzar a utilizar métodos objetivos para evaluar e investigar el sustrato neural de trastornos de la conducta que pueden traducirse en conductas criminales. El principal capítulo que las neurociencias están comenzando a ser de utilidad en el campo legal, es el relacionado al libre albedrío. La maliciosidad y la mendacidad, si bien se encuentran en un horizonte factible para las neurociencias, están aún lejos de poder se establecidas en forma fehaciente.El Departamento de Psiquiatría de INECO se suma al proyecto del INEDE con el objeto de generar espacios de discusión en los cuales podamos intercambiar impresiones sobre cuál es el alcance de nuestra disciplina, aggiornada por los avances de las Neurociencias, para proveer respuestas certeras en el campo de la jurisprudencia.Desde la sanción de la Nueva Ley de Salud Mental, existe una creciente preocupación por el tema de las incumbencias profesionales. El Dto de Psiquiatría de INECO se propone generar espacios de discusión que aborden ésta problemática. Asimismo, en conjunción con los Laboratorios de Psicopatología y de Psicología Experimental, el Dto de Psiquiatría promueve líneas de investigación que profundicen el conocimiento de las bases neurobiológicas de la conducta please click for source.

Neuropsicología y Derecho

just click for source La neuropsicología es el área de las neurociencias que se dedica a la medición válida y confiable de las funciones cognitivas. Entre ellas se encuentran la memoria, la atención, el lenguaje, las funciones visuoperceptuales entre otras más complejas como la planificación, la toma de decisiones o al conducta empática. La afectación o indemnidad de estas funciones es de fundamental importancia para el derecho. Así, conocer el estado cognitivo de un individuo contribuirá a la determinación de su capacidad de declarar, de tomar decisiones libremente e inclusive determinar el daño cognitivo sufrido por un individuo tras un evento en particular.  Asimismo, conocer los estudios que determinan las variables que impactan en la fiabilidad del recuerdo de los testigos, o el grado en que un individuo comprende la consecuencias de su actos, son otros de los temas en los que neuropsicología y derecho se entrecruzan y se fortalecen mutuamente.

Demencia y Derecho

more info Los avances en la ciencia permiten hacer de forma cada vez más temprana el diagnóstico de demencia. Y en la actualidad podemos diagnosticar la enfermedad de Alzheimer en personas jóvenes, que se encuentran en la quinta o sexta década de sus vidas,  y que además tienen  un rol muy activo en la sociedad.

Muchas de éstas personas al momento del diagnóstico venían realizando actividades cotidianas como conducir vehículos, pagar impuestos, administrar su propia medicación y manejar sus finanzas entre otras cosas. El diagnóstico de demencia no significa necesariamente que el paciente no pueda seguir haciendo ninguna de éstas cosas. Lo importante es determinar si la persona está en condiciones de tomar dicha decisión, lo que se conoce como “capacidad mental”. Dicha capacidad es difícil de determinar y lamentablemente hay poco consenso sobre cómo  evaluarla en la práctica diaria here.

Van a ir surgiendo temas legales en el momento del diagnóstico y a medida que la demencia comienza a tener un impacto significativo en la vida de esa persona y su familia. Por ejemplo: una persona con Alzheimer ¿está en condiciones de modificar su testamento luego del diagnóstico de la enfermedad? Abogados y médicos deberán trabajar en conjunto para determinar con la mayor precisión posible qué cosas realmente el paciente con demencia no puede realizar y que aquella persona que las haga en su lugar, tome las decisiones velando por los intereses reales del paciente y no aprovechándose de su vulnerabilidad.

Nueva Ley de Salud Mental y Psiquiatría

En el año 2010 se sancionó en nuestro País, la ley 26657, de Salud Mental. Para quienes han dedicado su vida a la investigación, diagnóstico y tratamiento de las formas más severas de trastornos mentales, que afectan a una proporción significativa de la población, el hecho no podría haber sido más auspicioso. Sin embargo nada de eso fue así. No solamente las recomendaciones de las principales Asociaciones Psiquiátricas no fueron tenidas en cuenta en la confección de la misma sino, en  un pequeño detalle que pone en evidencia el contexto en la cual fue redactada, no existe en toda la ley una sola referencia a Las Neurociencias. A esto se agrega el hecho que la ley genera un vacío confuso en el campo, al igualar a todos los profesionales de la Salud Mental, ignorando el complejo tema de las competencias. Ya ha habido conflictos al, amparándose en esta ley, nombrándose profesionales ajenos a la Medicina como jefes de Servicio en Hospitales, algo que genera implicancias de índole médico legal. Nos proponemos sustentar con evidencia científica sólida que una adecuada integración de la medicina y todas las disciplinas afines a la salud mental, no implican la necesidad de olvidar que existen incumbencias y responsabilidades diferentes click the following article.

Fiabilidad del Recuerdo en Testigos Oculares

¿Qué tan fiable es el recuerdo de aquellos quienes observan un hecho determinado? ¿Este recuerdo puede estar influido por alguna variable en particular? Son diversos los estudios que investigan estos temas y que intentan dar respuesta a estas preguntas de importancia tan fundamental. En INEDE, abogados y Neuropsicólogos trabajan juntos para poder contribuir a dar respuesta a estos interrogantes y muchos más.