Nueva Ley de Salud Mental y Psiquiatría

En el año 2010 se sancionó en nuestro País, la ley 26657, de Salud Mental. Para quienes han dedicado su vida a la investigación, diagnóstico y tratamiento de las formas más severas de trastornos mentales, que afectan a una proporción significativa de la población, el hecho no podría haber sido más auspicioso. Sin embargo nada de eso fue así. No solamente las recomendaciones de las principales Asociaciones Psiquiátricas no fueron tenidas en cuenta en la confección de la misma sino, en  un pequeño detalle que pone en evidencia el contexto en la cual fue redactada, no existe en toda la ley una sola referencia a Las Neurociencias. A esto se agrega el hecho que la ley genera un vacío confuso en el campo, al igualar a todos los profesionales de la Salud Mental, ignorando el complejo tema de las competencias. Ya ha habido conflictos al, amparándose en esta ley, nombrándose profesionales ajenos a la Medicina como jefes de Servicio en Hospitales, algo que genera implicancias de índole médico legal. Nos proponemos sustentar con evidencia científica sólida que una adecuada integración de la medicina y todas las disciplinas afines a la salud mental, no implican la necesidad de olvidar que existen incumbencias y responsabilidades diferentes.